La cirugía de rinoplastia, es un procedimiento relativamente nuevo que reforma la nariz con instrumentos miniaturizados y mecánicos como son sierras, cinceles, osteótomos y escofinas. Con los años, estos instrumentos se han perfeccionado para minimizar el daño a los tejidos blandos circundantes y maximizar la precisión. Esta cirugía es más rápida y da más estabilidad a la pirámide nasal.

La rinoescultura es el arte de moldear la nariz, una de las cirugías más frecuentes en la población mundial, ya sea por razones estéticas o funcionales. Ayuda a corregir un tabique nasal desviado, asimetría ósea, una base que es demasiado prominente, etc.

De hecho, hasta hoy, para reducir el tamaño de la nariz, los médicos usan instrumentos creados hace más de 100 años. En otras palabras, los huesos solían romperse a ciegas, sin posibilidad de controlar con precisión lo que se logra. Esto puede funcionar bien, pero a veces el hueso no se rompe cuando lo desea y produce defectos estéticos que son imposibles de ocultar o incluso problemas respiratorios.

La suavidad y la precisión de la rinoescultura permiten extender la disección de la nariz a toda la pirámide nasal, para finalmente hacer todos esos ajustes bajo visión directa, no a ciegas.

Finalmente, una gran ventaja de esta técnica es que evita en muchos casos tener que romper los huesos de la nariz: simplemente adelgaza y pule gradualmente para lograr un resultado perfecto y muy suave al tacto.

¿Buscas la perfección en tu nariz? Acude a Instituto Médico Quirúrgico de Cabeza y Cuello , pioneros en México de la rinoescultura.